YOGA Y PSICOLOGÍA


El Ser Humano es una complejidad que ha de ser debelada poco a poco con el trabajo y esfuerzo de la conciencia y la espiritualidad, abarcando todos sus aspectos tanto el cuerpo físico como lo emocional y lo psíquico.

Cada uno de estos aspectos se encuentra en relación constante unos con otros. La práctica de YOGA tiene como objetivo brindar una unión saludable a todos estos aspectos. Cuando el Ser Humano no logra esta unión aparecen en su vida diferentes conflictos tanto a nivel físico, como a nivel psíquico y emocional, entre ellos nos encontramos con la ansiedad, la depresión, el estrés y los ataques de pánico.

La Ansiedad es un estado de aceleración del psiquismo causando una movilización motora con movimientos dispersos, desconectados, activando el sistema nervioso periférico pero de manera impulsiva.

La ansiedad es considerada también un modo de tramitar la angustia frente a las situaciones nuevas y desconocidas. Es una emoción muy arcaica del ser humano que lo prepara para la defensa y la protección de la vida en caso de que se enfrente a un peligro, al igual que el estrés.

El estrés es un proceso normal que lleva a la persona a un estado de alerta, para poder funcionar de manera atenta en lo cotidiano. Prepara a la persona para poder reaccionar frente a cualquier situación en donde corra algún riesgo, por ejemplo, sí la persona cruza la calle distraída, desatenta, corre el riesgo de ser atropellada. Entonces, a través del estrés normal se pone en funcionamiento el sistema nervioso y se activan glándulas que segregan hormonas que permiten situar a la persona en un estado de alerta. 

Ahora bien, sí el estrés normal se convierte en un estado constan de la personalidad, esto impacta de manera negativa tanto en lo físico como en lo emocional.

Si la persona siempre se encuentra en tensión, alerta y a la defensa, el cuerpo funciona de manera desbordada segregando hormonas por demás que pueden ocasionar distintos síntomas, entre ellos palpitaciones, sudoraciones, desgano, depresión, fatiga hasta incluso en casos extremos ataques cardiacos.

 Cuando perdura en el tiempo la ansiedad y el estrés pueden desembocar en ataques de pánico, El trastorno de pánico tiene una serie de episodios intensos de ansiedad extrema: como palpitaciones, sudoración, mareos, disnea, temblores, miedo incontrolable, hiperventilación, oleadas de calor / frío, entumecimiento, sensación de hormigueo, descargas eléctricas como la sensación de náuseas, constricción en el lomo, la cabeza y el pecho. Se pueden experimentar estos síntomas completos, uno tras otro, y es bastante doloroso y Por lo tanto es fundamental asistir a un profesional capacitado para ayudar a la persona a resolver el síntoma, es decir a un psicólogo. 

Además de la asistencia terapéutica es posible trabajar desde YOGA con este tipo de trastornos. 

El psicólogo se encargara en el contexto del tratamiento de ir buscando en conjunto con el paciente la causa que ocasiona el trastorno. Desde YOGA se podrán realizar técnicas que favorezcan a la relajación y distención de la persona. Entre ellos se recomienda la práctica de las siguientes técnicas:

PRANAYAMAS: TECNICAS DE RESPIRACION.

-RESPIRACION COMPLETA:
La respiración completa es la unificación de las respiraciones abdominal, costal y clavicular, integrando las tres.
Cada uno de estos tres tipos insiste en el llenado de aire en una zona distinta de los pulmones por lo que la respiración completa, combinando los tres tipos, consigue llenar completamente los pulmones de aire; y, recíprocamente, vaciarlos de forma total. En la práctica, cuando se aprende a combinar las tres respiraciones, se practica primero en posición tumbado boca arriba, colocando una mano encima del vientre y otra en el costado, debajo de la axila. Cuando se domina, se pasa a la práctica en posición sentado, sin ayuda de las manos. Con el tiempo, esta técnica se vuelve natural y se utiliza para casi cualquier tipo de 
respiración en la práctica del pr???y?ma.

En primer lugar hay que vaciar bien los pulmones con una profunda 
1.- Inspirar lenta y profundamente con el vientre, dejando entrar el aire en la zona baja de los pulmones a medida que desciende el diafragma y el abdomen se expande. Hay que notar como se eleva la mano derecha apoyada sobre el abdomen. El vientre no debe hincharse como un balón... debe ser una inspiración relajada pero con control de la cintura abdominal. Cuando la parte baja de los pulmones esté llena de aire,

2.- Dilatar las costillas, sin forzarlas, permitiendo entrar aún más aire en los pulmones. Hay que notar, con la mano izquierda apoyada en las costillas, como se separan éstas. Cuando las costillas estén separadas 

3.- Levantar las clavículas, sin elevar los hombros, para hacer entrar aún un poco de aire y terminar así de llenar los pulmones. Durante toda la inspiración el aire debe entrar progresivamente, sin sacudidas, de manera continuada.

La espiración se efectúa en sentido inverso, siempre lentamente, sin brusquedad ni esfuerzo, vaciando 1) primero la parte superior de los pulmones, 2) luego el pecho que se desinfla y, por fin, 3) el vientre que desciende hasta que sale el último resto de aire.

-NADHIS SODHANAS:
Espirar profundamente y prepararse para taponar las fosas nasales con 

— Taponar la fosa nasal derecha (pi?gal?) y efectuar una inspiración completa a través de la fosa nasal izquierda (i??), lo más profunda 

posible y con control de la cintura abdominal.

— Detener la respiración dos o tres segundos con los pulmones llenos de aire (antara kumbhaka) y las dos fosas nasales taponadas con 

— Mantener tapada la fosa nasal izquierda (i??) y espirar lenta y profundamente todo el aire de los pulmones por la fosa nasal derecha 

— Permanecer con la respiración suspendida, sin aire en los pulmones (bhaya kumbhaka), dos o tres segundos.

— Taponar la fosa nasal izquierda (i??) y efectuar una inspiración completa a través de la fosa nasal derecha (pi?gal?), lo más profunda posible y con control de la cintura abdominal.

— Detener la respiración dos o tres segundos con los pulmones llenos de aire (antara kumbhaka) y las dos fosas nasales taponadas con 

— Mantener tapada la fosa nasal derecha (pi?gal?) y espirar lenta y profundamente todo el aire de los pulmones por la fosa nasal izquierda 

— Permanecer con la respiración suspendida, sin aire en los pulmones (bhaya kumbhaka), dos o tres segundos.

— Empezar de nuevo y repetir todo el proceso anterior varias veces más por cada fosa nasal. Hacer coincidir la espiración final por la fosa nasal 

En ujj?y? pr???y?ma el sonido de la respiración procede de la parte superior de la garganta. La parte superior (concretamente, la glotis) debe contraerse ligeramente y el aire, que entra a través de las fosas nasales sin ruido alguno, cuando alcanza la laringe produce un ligero sonido de “viento”. Este sonido no debe ser fuerte; solo debe ser moderadamente audible para el practicante. De esta manera, la fricción del aire así frenado engendra un sonido sordo y continuo, que no se produce ni por las cuerdas vocales ni por el roce del aire contra el velo del paladar como en el ronquido. 

POSTURAS DE ARBOL – HEROE – GRIEGA - PINZA
 

VELA CONTRA LA PARED

GATO ENOJADO-CONTENTO

MEDITACION Y RELAJACION
La meditación debe ser simple, en una postura de sentado, cómoda, con la espalda recta y se debe procurar promover la contemplación interna, la autobservación, desarrollando la conciencia sobre la respiración. Simplemente se puede focalizar la atención en las fosas nasales, y percibir el ingreso y egreso del aire, llevando un conteo de 1 a 10, cada vez que se produce la inhalación y la exhalación, una vez que llega a la cuenta de 10 vuelve a empezar.

En cuanto a la relajación, es recomendable, en postura acostado boca arriba, con piernas abiertas ancho de hombros, los pies que caen hacia los lados, las palmas de las manos hacia arriba, los ojos cerrados. 

Permanecer en la postura aproximadamente 15 minutos observando la respiración, haciendo un recorrido mental por cada parte del cuerpo para chequear que se encuentre flojas y relajada, luego dejar que se produzca el silencio interno para la autobservación.

Mariel González - Profesora Superior de Yoga